lunes, 9 de mayo de 2011

3 OREJAS = PUERTA GRANDE


Ante un clima caluroso y por momentos nublado, se llevó a cabo la corrida conmemorativa del Día de las Madres en la plaza de toros “El Relicario” de Ciudad Hidalgo, Michoacán, que registró media entrada y donde la matadora malagueña Maripaz Vega, abrió la puerta grande al cortar tres orejas a toros del hierro de San Francisco de Asis, que aunque bien presentados resultaron complicados en su conjunto, del que destacó el segundo del lote de la ibérica por su bravura y calidad.

Abrió plaza Maripaz, que no pudo acomodarse con la capa y que con la muleta, tuvo que estructurar una faena riñonuda por el izquierdo, donde por momentos tuvo que acortar dramáticamente la distancia arrancando series de verdadero poderío y con ello pasar el difícil examen que le puso su contraparte gracias a su áspera condición, lo que de inmediato provocó la conexión con el respetable la cual mantuvo durante toda el festejo. Mató con entera en buen sitio para arrancar la primera oreja del festejo.

Con su segundo, el mejor toro del encierro, vino una faena de gusto y entonación donde se recreó con suavidad a la verónica intercalando chicuelinas para rematar con airosa revolera. Ya con la pañosa, aprovechó a cabalidad la bravura y enorme calidad de su contraparte, a la que le extrajo diversas tandas por la diestra donde incluso se dio el lujo de torear en redondo; con la de cobrar logró que la faena rompiera facturando pases con temple y largueza para rubricar con adornos de mucho aroma y ceñidas manoletinas, antes de irse por derecho entregándose en la suerte suprema para dejar una entera en excelente sitio que hizo rodar sin puntilla al morito, para devolverlo desorejado al destazadero.

José Mauricio, quien sustituyó a una lesionada Hilda Tenorio, que estará fuera de los ruedos por seis semanas a causa de una cirugía de rodilla, logró reencontrarse con su toreo quieto y poderoso, lo que incluso le llevó a recibir una fuerte cornada en la parte trasera del muslo derecho que requerirá de cirugía en la ciudad de México donde ya ha sido trasladado con pronóstico reservado.

A su primero a penas lo toreó de capa, pero con la muleta estructuró una faena derechista donde destacaron pases largos y ligados; cuando su contraparte le cambió de lidia, tuvo los arrestos para fajarse con él y terminar toreándolo por la cara con lujo de recursos, lo cual malogró con la espada, al pasaportarlo con estocada caída, perdiendo por lo menos un trofeo, para conformarse con sentida ovación. Con el segundo, un toro que se mostró resabioso desde el capote tuvo que exponer demás resultando cogido de fea forma; sin embargo, ya calado demostró verdad y vergüenza torera tirándose a matar con decisión para despachar a su enemigo con media de efectos letales que provocó las palmas del público, mientras se retiraba a la enfermería.

Por su parte, Lupita López volvió a dejar constancia de un toreo estatuario y cadencioso que disfruta mucho la afición; con su primero abrevió debido a las escazas opciones que le presentó, más con el cierraplaza, se meció a la verónica y le aguantó enormidades con la muleta a un toro huidizo, con el que se tuvo que encerrar al hilo de tablas, destacando par de tandas deletreadas por la derecha y una más a con la zurda que calentaron el ambiente, mismo que enfrió al fallar con el acero y pasaportar a su enemigo al segundo intento para escuchar nutridas palmas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada