miércoles, 14 de marzo de 2012

Una exposición exalta a las mujeres que lucharon por la igualdad en el toreo

 

14-03-2012 / 15:01 h EFE
Desde Juanita Cruz, primera mujer en la historia que llegó a la alternativa, hasta la novillera Ángela Hernández, cuya batalla legal logró revocar la prohibición franquista de que las féminas pudieran torear en público, una exposición exalta a las pioneras en la fiesta desde el siglo XVIII.
"Una mirada femenina en el toreo", lema de la muestra inaugurada este mediodía en Valladolid, sintetiza en algo más de un centenar de fotografías, carteles, grabados, trajes, enseres y otros objetos personales, la aportación a la tauromaquia de unas mujeres que, además de la dureza de ese arte y profesión, tuvieron que lidiar en ocasiones contra la incomprensión y el rechazo masculino.
"Queremos poner en valor, desde el ámbito de la historia, el protagonismo de las mujeres en el toreo", a la vez que "acercar la fiesta a los jóvenes de Castilla y León", ha explicado la consejera de Cultura, Alicia García, acerca de una exposición promovida por la Comunidad de Madrid y que por vez primera viaja fuera de esa región.
Protagonista esencial de la misma, a través de imágenes y carteles, es la madrileña Juanita Cruz (1917-1981), perseguida también por razones políticas y que se exilió a México durante la Guerra Civil, donde tomó una alternativa que nunca pudo lucir en España por el veto franquista a las mujeres, pese a haber compartido cartel en festejos menores, durante sus comienzos, con Manolete.
La igualdad plena, en lo que a normativa se refiere, fue un logro personal de la rubia novillera alicantina -nunca llegó a doctorarse- Ángela Hernández, hija de un Guardia Civil, quien en 1972 emprendió una batalla legal con reclamaciones al Sindicato Nacional de Espectáculos y a los ministerios de Trabajo y de Gobernación, que finalmente fructificó en 1974 con la revocación legal de ese veto.
Otra de las protagonistas de la muestra es la albaceteña Maribel Atiénzar, primera matadora de alternativa que pisó los ruedos españoles, en los años ochenta del siglo XX, y que decidió abandonar hastiada por las trabas y cortapisas de una profesión que no veía con buenos ojos a una mujer en los carteles. Poco después emigró a Francia, donde reside en la actualidad.
Entre medias quedan la colombiana Berta Trujillo "Morenita del Quindío" (1928-2011), primera mujer hispanoamericana en alcanzar el doctorado, en 1981, y la mejicana Raquel Martínez, primera matadora en la historia de su país.
Todas ellas fueron pioneras y a ellas se debe el normal desenvolvimiento profesional de otras continuadoras, algunas de ellas en activo, como son las españolas Cristina Sánchez (doctorada en 1996), Mari Paz Vega (en 1997) y Sandra Moscoso (en 2010), además de la novillera Conchi Ríos, presentes también dentro del muestrario gráfico.
"Una mirada femenina en el toreo" recuerda también a las pioneras del toreo, entre ellas Nicolasa Escamilla "La Pajuelera", picadora, lidiadora de a pié y que fue retratada por el mismo Goya en unos de sus aguafuertes de temática taurina. Años después María Salomé "La Reverte" pudo burlar en ocasiones, vestida de hombre, la prohibición en 1908 que recaía sobre las féminas.
La exposición también se acerca a las mujeres que, desde otros estamentos, participan y han contribuido al engrandecimiento desde el periodismo, la literatura, la investigación histórica y la fotografía.
Han asistido a la apertura, entre otros, el matador José Miguel Pérez "Joselillo"; el director del Museo del Toro, Jorge Manrique; y el presidente de la Federación Taurina de Valladolid, Justo Berrocal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada