lunes, 26 de abril de 2010

ESTRENO EN ZARAGOZA

ELLA ES EL MATADOR POR FIN LA PODREMOS VER EN ZARAGOZA. SERA EL PRÓXIMO MIERCOLES 26 DE MAYO EN LA FILMOTECA DE ZARAGOZA A LAS 20,30 Y LA SIGUIENTE REPOSICIÓN EL JUEVES DÍA 27 DE MAYO A LAS 18 HORAS, EL DOCUMENTAL SE PROYECTARA EN UN CICLO DEDICADO A LA TAUROMAQUIA.

PAGINA OFICIAL DE LA FILMOTECA:
http://www.filmotecazaragoza.com/performances/2010/5


En la corrida, el toro muere necesariamente. No al grito, sin embargo de «¡qué la bestia muera!» Sería otra barbarie, simétrica de la precedente. El toro no es abatido, es combatido. Siempre muere, pero es porque un hombre triunfa sobre él, no porque sea un ser naturalmente impotente. La ética de las corridas de toros es la del combate, poder contra poder, no la del sacrificio, del débil por el fuerte. Es que, aunque el combate en el ruedo sea fundamentalmente desigual, es básicamente leal. El toro no es tratado como un animal dañino que se pueda exterminar ni como el chivo expiatorio que se deba sacrificar. Así, pues, se debe hacer con respeto de sus armas naturales. Físicamente, las fuerzas del toro no deben haber sido disminuidas artificialmente ni sus pitones afeitados. Moralmente, el hombre debe engañar al toro, pero de frente, dejándose «ver» siempre lo más posible, colocándose deliberadamente en la línea de su embestida natural: es lo que se llama «cargar la suerte». Como dijo Ángel Peralta, con lo que resumió perfectamente la ética de las corridas de toros: «Torear es engañar sin mentir». Un combate desigual, pero leal: las armas de la inteligencia y de la astucia contra las del instinto y la fuerza, un quiebro del cuerpo o un engaño en forma de trapo contra un poder brutal y pitones acerados.Francis Wolff en Filosofía de las corridas de toros (Edicions Bellaterra 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada