domingo, 1 de julio de 2012

OREJA EN SANTA OLALLA DE CALA

La torera española Maripaz Vega a facturado hoy en Santa Olalla de
Cala (Huelva) dos interesantes faenas de corte distinto  cosechando un
oreja en su segundo y pinchando a su primero donde pudo haber paseado
otra por su gran disposición, oficio, entrega y valor, en una corrida
mixta en la que se celebro el centenario de la Plaza de Toros  de la
localidad, que registró tres cuartos de entrada y donde se lidiaron
astados de Millares, de correcta presentación y juego variado,
destacando los de rejones, en la que la caballista portuguesa Ana Rita
y la novillera murciana, pasearon también un trofeo por coleta que
pudieron ser mas de estar acertadas con los aceros.

Maripaz en su primero dio cátedra de toreo con la capa, cuatro
verónicas y una media muy agitanada, seguida por un quite por
chicuelinas dieron constancia de ello.

Con la sarga, intento por el derecho dándose cuenta de inmediato la
peligrosidad que tenía el burel por ese lado a pesar de su poca
fuerza, más por la izquierda esbozó un faena corta pero con trazos
largos y de mucho aguante, la cual malogro pinchando en dos ocasiones
y dejando una entera caída al tercer intento, saludando en el tercio y
obteniendo una ovación cerrada por sus buenas intenciones.

Ante su segundo un precioso colorado de grandes hechuras repitió color
con el capote y ya con la muleta dejó una faena por ambos lados en la
que el temple fue su común denominador, lo cual logró meter de lleno a
la gente con ella, empero a pesar de lo mostrado y cuando parecía
tener las dos orejas en la espuerta, volvió a fallar con el alfanje,
logrando acertar al segundo intento concediéndole el Juez una
meritoria oreja que por lo esbozado  supo a poco.

Grata sorpresa y mucho ambiente dejó la cabaleira portuguesa Ana Rita,
quien salió por todas ante tan importante compromiso, sorteando un
gran lote de Millares y demostrando la gran monta que atesora, a la
que sus yerros con la hoja de peral le permitieron obtener únicamente
un trofeo, dejando constancia en ambas faenas  su quehacer, arrojo y
técnica permitiéndose hacer todo, destacando dos rejones de castigo en
todo lo alto que antecedieron a banderillas largas y cortas de frente
y al violín, en momentos exponiendo demasiado ante  ejemplares dechado
de bravura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada