viernes, 29 de octubre de 2010

UNA MALAGUEÑA MUY SALEROSA POR LUIS HERNANDEZ

“Él machismo” ha sido mi mayor obstáculo para destacar en la fiesta. Salta la voz de una malagueña muy salerosa, valiente y audaz, Mary Paz Vega, decidida a afrontar el reto que le han puesto sus nuevos apoderados para llevar sus destinos, Ernesto Belmont y Carlos Espinal, Arrimarse o cortarse la coleta.

Una presentación de lujo le han ofrecido este jueves a la matadora española de alternativa goyesca, lidiadora ante uno de los toros más pesados, 650 kilos, que han salido en Las Ventas de Madrid al confirmar doctorado y con ceremonias similares en México y Colombia.

Ese machismo lo he sentido en todas las plazas del mundo; a veces no solamente de los matadores que no quieren alternar conmigo, sino también de los empresarios, pues con eso de que manejan casas de toreros, son los primeros a oponerse a que aparezca en sus carteles.

Pese a ello, Mary Paz, la torera; la otra es la actriz hispana, Paz Vega, no rehuye los compromisos ni tamaños del toro. Yo soy una mujer feliz con los veinte minutos que me corresponden para salirle al toro; eso no lo cambio por nada del mundo.
-Será algo similar a los veinte segundos de contacto con el toro que tiene un forcado. Le inquirimos.

Yo creo que si, porque yo no sería capaz de enfrentar esos veinte segundos, pero si disfrutar mis veinte minutos, responde.

Para salirle al toro, el matador de toros en retiro, Ernesto Belmont, anuncia planes para llevarla a la México, Texcoco, Tlaxcala, Cuernavaca y pláticas con el empresario Pedro Haces que comanda varias plazas del interior de la República; mientras tanto ya tiene aseguradas tientas en las ganaderías de Felipe González, De Haro y Piedras Negras.

El macho seguirá siendo la prioridad en las actuaciones de Mary Paz, pues de acuerdo a sus apoderados, no pretenden confeccionarla en carteles femeniles; lo dicho esta Vega es una malagueña muy salerosa.

ENLACE: http://www.ciudadtaurina.com/ct/wp/?p=11125

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada